Sanitas, o como NO cuidar a los clientes

Este articulo va dedicado a todas las empresas del mundo, y es para hacerles ver cómo no hay que gestionar una incidencia. El consuelo es que aquí en España, incluso las grandes pueden hacer las cosas rematadamente mal. Y lo digo objetivamente, no porque me haya pasado a mí (que parece que pasa a más gente).

Sanitas es una compañía de seguros médicos. En España tenemos una gran Seguridad Social, pero a veces es bueno, por la rapidez especialmente, tener un seguro médico privado. Los seguros ya se sabe, hasta que no los necesitas no sabes lo bien o mal que te cubren, o lo bien o mal que te tratan. Especialmente la gente que, como yo, no se pone mala nunca (y eso debería ser una suerte… para mí y sobre todo para ellos que pago por nada).

Hace poco me empecé a hacer algunas pruebas de rutina tras un pequeño percance que sufrí, y el cardiólogo me mandó varias. Una de ellas me dijeron en el servicio de autorización de volantes que requería que volviera a ver a mi médico y le pidiera un informe adicional de por qué me pedía esa prueba. Le pregunté al teleoperador y me dijo que es porque hay mucha picaresca en los seguros médicos, y hay gente que no declara una enfermedad que tenía con anterioridad a darse de alta para que luego sea el seguro el que se haga cargo de ella, y eso está prohibido por sus términos y condiciones. Le expliqué que ese no era mi caso, ya que llevo asegurado en Sanitas… desde hace 27 años!! le pedí que revisara con su supervisor el tema para no hacerme desplazarme al médico innecesariamente. Me dijo que no era posible. No hubo manera. Tuve que ir de nuevo al médico, que con los ojos como platos ante lo dantesco de la situación me dió el informe pertinente.

Puse una reclamación al servicio de atención al cliente, al cual sólo se puede acceder por email o fax (imagino que no quieren hablar estos temas por teléfono) tal que un día 25 de junio. El 30 de junio, al no recibir ninguna respuesta, les mandé otro email. Nada. El 9 de julio otro email mío… y finalmente el 12 de julio (17 días después y 3 emails míos) me contestan:

Estimado Sr. Peris:

Atendemos gustosamente su e-mail.

En primer lugar, sentimos francamente las molestias que le puede ocasionar la gestión que actualmente se requiere para obtener la autorización de ciertos volantes.

Como indica el Condicionado General de la Póliza, queda excluida de la misma toda clase de enfermedades, defectos o deformaciones preexistentes y/o congénitas, a consecuencia de accidentes o enfermedades ocurridos con anterioridad a la fecha de inclusión de cada Asegurado.

Para ello nuestra Dirección Médica determina si el servicio solicitado queda amparado o no en la cobertura de la póliza y para ello requieren unos días para su valoración.

Por tal motivo quedamos a su entera disposición y aprovechamos la ocasión para enviarle un cordial saludo.
C.F./S.M.A.

¿Pero realmente esta gente se ha leído mi email? ¿No han visto que es altamente improbable que yo hace 27 años supiera que hoy iba a necesitar una prueba? ¿No han pensado que posiblemente su sistema informático debería discriminar qué le pide a un cliente y que no le debe pedir si no cumple con las condiciones necesarias? ¿No se han dado cuenta de que me han metido en el mismo saco que a los que lleven 6 meses en la compañía, y que me han obligado a volver a ir al médico innecesariamente a pedir informes especiales que no eran necesarios, causándome un perjuicio?

Este es el riesgo de la masificación de los clientes en una empresa: se pierde el foco a no ser que tu CRM esté afinado. El CRM de Sanitas claramente no ha recibido una instrucción de que no pida según que cosas a los pacientes. Seguro que si yo pido una ecografía vaginal, la señorita me dirá que no puedo hacérmela puesto que soy un hombre… es lógico. ¿Por qué no pueden hacer lo mismo con mi caso? El problema no está en el CRM, sino en lo que los directivos de la compañía hayan pensado que se tiene que seguir en sus directrices. Además, el departamento de atención al cliente no puede tardar tantos días en responder una incidencia, es un grave problema y la imagen de la empresa se deteriora enormemente. Lamentablemente, Sanitas no lo ha podido hacer peor. Así que un CERO para ellos en atención al cliente.

Imagen: captura web sanitas

Quizás te interese también...

3 comentarios

  1. Sinceramente me parece increible que Sanitas tenga este comportamiento de atención al cliente. Gracias por comprtir tu experiencia, a ver qué dice Sanitas de esto… si es que les importa.

  2. vaya… Primero de todo, espero que no sea nada, ya me dejas preocupado

    Respecto al tema que comentas, solo decirte que la culpa la tienes tu enteramente. A quien se le ocurre ponerse malo??? Es broma

    Un operador tiene que aplicar un protocolo, ok, conforme, pero para eso están los supervisores o jefe de grupo, para remediar al instante cosas lógicas que no tienen sentido

    1. Ay! José… de momento tengo cuerda para rato, así que… 😉

      Las cosas que no tienen sentido no lo tienen, se pongan como se pongan. Y lo peor de todo es la pésima atención al cliente para la parte de reclamaciones. 5 o 6 emails míos y sólo uno suyo para contestar algo que casi no tiene nada que ver con lo que les estoy contando.

      Penoso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *